Guía para reciclar...

Después de mucho tiempo nos decidimos por escribir este blog, es que no es fácil explicar de manera sencilla cómo reciclar, ya que no existe una, sino que varias formas de llevar a cabo esta tarea, por lo que trataremos de ser lo más específicxs posible, y así puedan tener una visión en 360º de todas las alternativas y variantes existentes para no “morir” en el intento.


¿Por qué?


Porque los beneficios son múltiples, al reciclar estás ahorrando recursos naturales, energía y agua, lo que se traduce en un medio ambiente mucho más sano; la industria del reciclaje crea además nuevos puestos de trabajo que se centran en un comercio justo y sustentable, siendo una fuente de empleo verde importante para la economía circular; y si aún necesitas otra razón, bueno, cuesta mucho menos producir materia prima reciclada que materia prima nueva, y el consumo responsable es la clave si queremos transformar la forma en que toman decisiones las diferentes empresas productoras.

Para que tengas una idea aún más clara y tangible: 6 latas de aluminio recicladas contrarrestan 10 minutos de emisión de CO2 de un auto, 8 latas de conserva se convierten en una 1 olla de cocina y 80 de estas mismas, en 1 llanta de bicicleta.

Entonces, reciclando ayudamos al medio ambiente, al bolsillo y a la economía en términos de sustentabilidad.


¿Dónde?


Probablemente si vives en un edificio más moderno tienes la suerte de tener el famoso “shaft” de basura (bendito entre todos los inventos), en donde bueno, básicamente todo lo reciclable se deja en las repisas y del resto se encarga la administración del lugar; si tu edificio es más antiguo, pero organizado, puede que existan contenedores para los diferentes tipos de materiales reciclables y que una empresa se dedique a su retiro periódicamente; en el caso de que en tu edificio no exista, o que vivas en casa, aún hay opciones: una son los diferentes puntos limpios alrededor de la ciudad (puedes consultar con tu municipalidad las locaciones de estos); la segunda son las empresas que van a tu casa por el reciclaje (la mayoría te cobran una pequeña cuota por este servicio); otra opción más moderna son las diversas marcas que trabajan con estos materiales como la base para nuevos e innovadores productos (posavasos de tapas de bebida, vasos de botellas de cerveza, etc); y finalmente, existen diversas organizaciones sin fines de lucro y/o fundaciones que funcionan como centros de acopio de latas, tapas, entre otros, y que comercializan tus desechos a la industria del reciclaje para generar fondos para sus causas nobles.

*Punto Limpio Mall Curicó

¿Qué?

A modo amplio, en la actualidad se recicla: plástico, vidrio, metal, cartón y papel. A continuación te explicamos uno a uno, para que sepas qué y cómo de forma más detallada.


Plástico

A la fecha podemos observar 6 tipos de plásticos reciclables. Para identificar qué tipo de plástico es, es necesario mirar la parte inferior de cada envase y buscar el número (1-6) dentro de un triángulo, si no hay, entonces no es reciclable.


Nº1 / PET (Polietileno Tereftalato): Es el material de las botellas desechables de bebidas y jugos, las bandejas de torta, los contenedores de frutas y verduras (“clamshells”), entre otros. Con las fibras que produce el reciclaje se crea el relleno de los sacos de dormir y las almohadas, cuerdas, alfombras, entre otros.

reciclaje-uma-roots


Nº2 / PEAD (Polietileno de Alta Densidad): Lo encontramos en las bolsas tipo camisetas (las clásicas de los almacenes), envases de detergente, envases de champús y productos de belleza en general, bidones, envases de leche (cultivada) y otros. Con su material reciclado hoy se hacen maceteros, contenedores de basura y botellas de detergente nuevas.

 

Nº3 / PVC (Cloruro de Polivinilo): Es el material de la mayoría de artículos de baño descartables. Y su segunda vida se refleja en los famosos tubos de drenaje e irrigación que todos conocemos.

 

Nº4 / PEBD (Polietileno de Baja Densidad): Está en las típicas bolsas de pesaje (las que se utilizan para pesar pan, frutas, verduras, fiambres y otros en el supermercado).Después de ser procesadas vuelven a ser bolsas que serán utilizadas para el mismo propósito.

 

Nº 5 / PP (Polipropileno): Es la materia prima de tapas de botellas, envases de yogurt, algunos tipos de bombillas y otros. Luego de todo el proceso de reciclaje, se convierte en cajas de baterías para autos, viguetas de plástico, peldaños para registros de drenajes, etc.

 

Nº6 / PS (Poliestireno): Es el compuesto de los envases de postres, cereales, embalajes y plumavit. Este es probablemente el plástico más importante de reciclar, ya que no se degrada nunca, a diferencia de los otros. Su material reciclado se utiliza para la aislación de casas, pintura de vialidad, entre otros.

 

NO SE RECICLA: Los objetos y/o desechos de los cuáles no se sepa su composición o que sean de composición mixta no especificada, como algunos juguetes y/o “packagings”.

Es importante que antes de reciclar debemos: sacar las tapas de los envases (plásticos diferentes), si existiesen; sacar las etiquetas; eliminar los restos de líquido, si los hubiese; enjuagar; escurrir, secar y aplastar los envases.


Vidrio

Se reciben botellas, frascos, vasos y otros, pero no se reciclan parabrisas, ventanas, espejos, ampolletas, tubos fluorescentes, loza, pyrex, cristales y vidrios templados.

En este caso es necesario: quitar etiquetas y tapas, enjuagar con agua y escurrir (dependiendo de dónde recicles, a veces este paso no es necesario ya que ciertas empresas tienen incorporado el lavado en su procesamiento).

aceite-chia-sow-vidrio-uma-roots-umaroots

 

Metal

Aquí encontramos las latas de bebida fabricadas de aluminio y las latas de conserva fabricadas de hojalata (en ocasiones estas últimas no se reciben, depende de cada lugar).

Previo a reciclar es fundamental: quitar los restos de alimentos, quitar las etiquetas, enjuagar, dejar escurrir y aplastar las latas de aluminio.

METAL-RECICLAJE-UMA-ROOTS-UMAROOTS

 

Cartón

Califican como cartón las cajas de embalaje, el cartón corrugado, las cartulinas, el papel kraft, los cilindros de papel higiénico y papel absorbente, entre otros.

Antes de reciclar: quita todos los elementos de otra materialidad (cintas adhesivas, corchetes metálicos, restos de comida, etc), limpia bien el material y reduce su volumen aplanándolo de ser necesario.

Papel

Son las hojas de cuadernos, papel blanco de impresora, boletas, facturas, guías telefónicas, sobres de papel, libros sin tapa, periódicos, revistas, etc.

No importa si el papel está impreso, solo importa que no tenga manchas y que antes de reciclarlo nos preocupemos de: sacar las etiquetas y tapas, y eliminar clips, corchetes, cintas adhesivas, espirales y otros.

En ocasiones no existirá contenedor de cartón, en ese caso el material deberá reciclarse junto con el papel, además es importante preguntar en los puntos limpios (si es el lugar que se utiliza para reciclar) en qué contenedor reciclan el papel kraft, ya que cada empresa tiene políticas diferentes y a veces se considera papel y otras como cartón.


¿Hay otros materiales reciclables?

Sí, estos son los siguientes:


Tetra Pak

Es otra clasificación que encontrarás en algunos puntos de limpieza pero que al estar compuesto de tres materiales distintos (cartón, metal y plástico) no se considera ninguno de los anteriores. Aquí entran las cajas de leche, de jugos, de crema, de vino, entre otros. 

Precisas reciclar la tapa como plástico si es que el envase tiene, lavar, escurrir y aplanar las cajas antes de reciclar.

 

Orgánico

Si bien los desechos orgánicos no califican como reciclables propiamente tal, hay muchos que son compostables (otro tema que merece mucha más explicación), tarea que puedes llevar a cabo en tu hogar si tienes una compostera o al igual que con el reciclaje, existen distintas empresas que te cobran una módica suma por el retiro semanal de tu material para compostaje, algunas te entregarán un contenedor exclusivo para ello u otras te pedirán que congeles todo en una bolsa en tu refrigerador para evitar malos olores, la gran ventaja es que la mayoría funcionan a modo de trueque, tú entregas tus desechos y cada cierto tiempo, ellxs te entregarán una cantidad de fertilizante natural creado con tu misma “basura” orgánica.

Son compostables: cáscaras de huevo, cáscaras y restos de frutas y verduras, hojas, pasto, ramas, tierra, té, café, mate, entre algunos otros.

No califican para el compostaje: productos químicos, restos de animales (carnes, huesos, cueros y otros), colillas, medicamentos, restos de comida cocinada, etc.


¿Vale la pena reciclar?

Sí, sí y sí. 

A todas luces deberíamos reducir nuestra cantidad de basura y es que sinceramente los vertederos están colapsando como nunca antes y el espacio es cada vez más reducido, esto precisamente porque no se recicla, si bien el tiempo de descomposición de cada material es diferente, y elementos como el papel desaparecerán rápidamente del suelo, otros como las botellas de PET demoran 100.000 años en degradarse, y al hacerlo eliminan gases tóxicos contaminantes para el medio ambiente.

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a botar algo a la basura, fijate muy bien si el envase indica que es reciclable, porque reciclando no solo ayudamos al planeta, también estamos aportando a una mejor calidad de vida al crear un mejor lugar para vivir.